Páginas

08 mayo 2008

E = mc2 (I)

Desde que allá por el año 1905 Albert Einstein sacase a la luz la que luego se convertiría en la fórmula más famosa de la ciencia: E = mc2, todo lo relacionado con la energía y la materia está mucho más claro para nosotros (bueno, no voy a exagerar, simplemente está un poco más claro).

Lo que nos dice esta fórmula es que la energía se puede transformar no ya en otra forma de energía, que eso ya se sabía desde hace siglos; sino que la energía se puede transformar en masa, es decir, en materia.

Claro, que lo contrario también es posible, la materia se puede transformar en energía. Y esto es fundamental para nosotros (y para cualquier ser vivo), ya que la vida sobre la Tierra depende de la energía que nos llega de esa estrella situada a 150 millones de kilómetros de nuestras casas y a la que hemos dado el bonito nombre de Sol.

La pregunta que seguro que se os ha ocurrido a todos vosotros es la siguiente: ¿y de dónde saca el Sol esa energía que nos envía y que nos tarda en llegar unos 8 minutos y medio? Y quizás también se os haya ocurrido esta otra: ¿estará el Sol secretamente enchufado a algún tipo de central eléctrica?

La respuesta es que, en cierto modo, así es. Lo que ocurre es que no necesita estar enchufado, porque la central productora de energía la tiene en su interior.

(mañana más)

2 comentarios:

  1. Anónimo9:05 p. m.

    Andrea dice:

    yo lo descubri antes que einstein

    ResponderEliminar
  2. Andrea, eso lo iba a contar en el tercer capítulo, ahora ya me has fastidiado la sorpresa.

    ResponderEliminar


1. Ten cuidado con la ORTOGRAFÍA.
2. REVISA el texto antes de publicar el comentario.
3. GRACIAS por tus comentarios.